Paraguay 



"Duarte Frutos o "Yoyito" Franco, alguno de los dos será el futuro Presidente"
Entrevista al analista político paraguayo José Morinigo
[31 de Enero de 2003]

OE: A menos de tres meses de las elecciones presidenciales, el actual presidente Luis González Macchi enfrenta un juicio político estando en plenas funciones. ¿Cómo evoluciona este tema?

- Desde mi perspectiva, el juicio político tiene que ser entendido principalmente como parte de la campaña electoral en las internas del Partido Colorado, y en parte también en las internas del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA).

Cuando se plantea el juicio político en la Cámara de Diputados, que es la primera instancia antes de pasar a Senadores, el factor fundamental desde un punto de vista político fue dar un impacto, sobre todo, al proceso electoral que culminó hace un mes. Digo esto porque el PLRA, cuyo vicepresidente Julio César "Yoyito" Franco compartió durante mucho tiempo el trabajo político con el presidente Macchi, quería desmarcarse de toda vinculación con un gobierno desacreditado y que tiene un nivel de aceptación popular muy bajo. Por este motivo, parte de sus diputados plantearon la necesidad de un juicio político al Presidente. También bajo esa circunstancia, el candidato a presidente del Partido Colorado Nicanor Duarte Frutos, acepta y vota en Diputados a favor del juicio político, lo que implicó una forma de distanciarse de Macchi.

Podríamos decir que cada uno obró en función del impacto que tendría este suceso en las elecciones internas que se realizaron el 22 de diciembre. Pero una vez terminado el proceso electoral, cada cual está trabajando en su propia línea de acción, intentando rearmar todo lo que significa apoyo electoral. Actualmente el interés en el juicio político bajó bastante en los partidos, salvo en el caso de País Solidario y otros partidos menores que no tienen gran impacto en la Cámara. En estos momentos ya se presentó ante la Cámara de Senadores el alegato de Diputados, en donde se plantean fundamentalmente algunas cuestiones que son claves y que impactaron en la opinión pública.

OE: ¿Cuáles serían esas cuestiones?

- Me refería específicamente a la acusación al Presidente por desvío de fondos como consecuencia de la crisis financiera que afectó al Paraguay hace unos años. Esta crisis financiera había determinado la necesidad de intervención del Banco Unión y del Banco Oriental, cuyos fondos fueron destinados para hacer frente a las demandas pertinentes de esos bancos. Esos fondos fueron depositados en el Banco Central y parte de los desvíos aparecieron en un banco de New York con una orden proveniente del mismo Presidente.

Otra de las acusaciones se refiere a la utilización de un vehículo ilegítimamente ingresado al país (de contrabando), y la tercera acusación, que para mi es la más importante pero que pasa desapercibida, es la de terrorismo de Estado. Esta última acusación surge como consecuencia de la desaparición de dos líderes de izquierda que posteriormente fueron hallados en una casa semi abandonada y que denunciaron que fueron torturados bajo órdenes del Ministro del Interior y del Ministro de Justicia y Trabajo. Por supuesto que dichos funcionarios dimitieron al día siguiente de la acusación, pero a pesar de la gravedad del hecho el tema fue cubierto con un manto de silencio y quedó en la nada.

OE:  En estas circunstancias, ¿cree entonces que el juicio político podría prosperar?

- En estos momentos el juicio político no tiene la centralidad que debería haber tenido porque los colorados buscan integrarse nuevamente para afrontar las elecciones de abril y los liberales no se insinúan con una decisión firme para llevarlo adelante (algunas de sus fracciones están bastante vinculadas a ciertos puestos públicos)

Todo apunta a que el juicio político no prospere y que González Macchi culmine su mandato y entregue el gobierno en el mes de agosto. No creo que se lleguen a los votos necesarios en Senadores como para sancionar al Presidente. La excepción sería que se produzcan tensiones políticas muy fuertes o conflictos sociales, los que tampoco aparecen como visibles a primera vista. Además, la buena perspectiva a nivel agrícola -sobre todo por la exitosa producción de algodón y soja- hace muy poco probable la conflictividad social a nivel campesino.

OE:  El 27 de abril tenemos elecciones presidenciales y legislativas en Paraguay. ¿Existe algún dato estadístico que permita avizorar cuál será el escenario electoral?

- Creo que ha habido cambios sustantivos. Tengo la impresión que el movimiento que lidera Lino César Oviedo (Partido Unión Nacional de Ciudadanos Éticos - Unace), ha entrado en una suerte de etapa de crisis bastante visible. Este movimiento, que al separarse del Partido Colorado pretendió constituirse en una suerte de tercera fuerza alternativa, simplemente fracasó y no tuvo el impacto que esperaba Oviedo.

Además, en este momento tiene conflictos internos y hay varios candidatos dentro de UNACE que están planteando a la legislación electoral la existencia de fraude y la anulación de esas elecciones.

OE: "Yoyito" Franco se corrió de la vicepresidencia para poder postularse como candidato a Presidente. ¿Cómo está hoy posicionado en su partido?

- Franco ganó muy ampliamente las elecciones internas, pero jugando claramente con una alianza al oviedismo. Esta alianza le podría brindar un triunfo electoral, lo que antes de las internas era un hecho probable. Pero las condiciones actuales de UNACE -el conflicto interno, la no presencia de Oviedo como candidato del partido y las limitaciones en el proceso electoral- han diluido notoriamente dicha probabilidad.

En estos momentos, aparece con mayor fuerza el candidato colorado Nicanor Duarte Frutos, que cuenta con el apoyo del aparato político del partido. Aún así, también tiene un sector divergente que es el de la Coordinadora Colorada Campesina, que había presentado como candidato para las internas a Osvaldo Domínguez Dibb -un empresario y dirigente deportivo, Presidente del Club Olimpia- quien hasta ahora no reconoce la victoria de Duarte Frutos. De todas formas, Domínguez Dibb no tiene la capacidad de enfrentarlo, sobre todo porque gran parte de la dirigencia intermedia y de aquellos candidatos que estaban con posibilidades de formar parte del poder legislativo, de las juntas departamentales o gobernaciones, lo que desean es participar dentro del Partido Colorado porque saben que así sus posibilidades son infinitamente mayores. Entonces, la Coordinadora, como fuerza poderosa de enfrentamiento al liderazgo de Duarte Frutos, también se encuentra en un franco proceso de disolución.

La otra alternativa -que había emergido con ciertas posibilidades pero que también ha tenido conflictos internos muy fuertes y no ha logrado establecerse como una alternativa- fue la candidatura independiente de Pedro Fadul, del Movimiento Patria Querida. Los motivos de su fracaso podrían atribuirse a actitudes poco democráticas del candidato, que negó las posibilidades de formación de listas alternativas a la que él apoyaba, lo que primero generó sorpresa y luego, crítica acerba.

OE:  Por lo que conversamos, todo hace pensar que el futuro Presidente será Nicanor Duarte Frutos o Julio César Franco, y que una vez más -como sucede históricamente en el Paraguay- la puja será entre liberales y colorados...

- No me cabe ninguna duda que alguno de estos dos candidatos será nuestro futuro Presidente.

Entrevista de Norma Domínguez